Luz Yolanda Chaparro


OCUPACIÓN:  Enfermera.
FRUTA FAVORITA: Cereza.
LO QUE MÁS LE APASIONA:  Ayudar a los demás.
LO QUE MÁS DETESTA:  Las mentiras.
FRASE DE CABECERA: "Nunca digas no puedo, intenta hasta lograrlo".
PERSONA QUE LA INSPIRA: Mi hijo

Búsqueda

Acceder

Mantener sesión iniciada

Olvidé mi clave

Registrarse

Entrar

Entrar

Nuestras reglas

* No toleramos ningún tipo de agresión física y verbal.

* Acá no obligamos a nadie, nosotros sugerimos muchas cosas pero quien tiene la última decisión es la mujer.

* Publicamos la opinión de quien participa, no la nuestra.

* Todas nuestras modelos son mayores de edad.

* Solo publicamos el contenido que aprueba quien participa.

Quiero salir acá

*nefelibata.fotos@gmail.com

* Es necesario que seas mayor de edad.

* En el mensaje escríbenos que te hace única.

Premium

Los príncipes azules no existen

Esta es la historia de una niña a la que sus padres amorosamente le contaban cuentos infantiles.....

  • Modelos
  • Modelos
  • Modelos
  • Modelos
  • Modelos
  • Modelos
  • Modelos
  • Modelos
  • Modelos
  • Promocion modelo login

Los príncipes azules no existen

Esta es la historia de una niña a la que sus padres amorosamente le contaban cuentos infantiles y fascinantes hacían sonreír y soñar con esos paisajes maravillosos llenos de luz, alegría, calor, belleza un sin numero de elementos que solo le proporcionaban felicidad y soñaba ser la princesita de vestidos hermosos coronas flores y a veces hasta la dueña de todo , que podía cambiar cuanto quería según sus propios sueños y tener para un príncipe azul capaz de darle todo lo que soñaba ella en su mente de niña. Era la más dulce realidad y soñaba que podía alcanzar todo porque ella era una princesa.
El tiempo paso , los cuentos en los labios de sus padres no se volvieron a escuchar, las fantasías de la niña empezaron a quedarse dormidas en su memoria; en cambio el mundo seguía su curso, la vida continuaba su rumbo y la princesa descubría que su cuerpo despertaba a una realidad que para ella era difícil de comprender, ella no entendía como los niños de la época no buscaban las maravillas que hay en los cuentos, no entendía porque los niños no eran los príncipes azules que en sus cuentos complacerían con cariño, con detalles, con una palabra bonita y atenciones para hacerla sentir que era importante, que eran la princesa de los niños o de los padres?
Pero sus sueños un día se rompieron porque a diferencia de los cuentos de finales felices, encontró mentira, dolor corazones duros incapaces de amarse y amar de respetarse así mismos, incapaces de compartir y disfrutar las cosas lindas de la vida; ciegos para darse cuenta de lo maravilloso que es el amor cuando se vive con responsabilidad, cuando se siente que podemos aceptar a los demás tal y como son con sus defectos y cualidades, cuando somos consientes de que no podemos pisotear las virtudes de los demás que, el compartir diferencias también puede llegar a hacernos felices, que el dar rienda suelta a las pasiones de la adolescencia no traía mas que dolor y tristeza.
Que el amor es compartir lo bello de la naturaleza, es respetarnos como personas, es apoyarnos en los momentos difíciles y mirar los dos el mismo sendero pero cada uno con su propia mirada es entender que el otro no es un títere que hace todo lo que yo desee, que decir no también es una respuesta que debo respetar.
La niña que creció con los sueños de los cuentos de príncipes encantadores y princesas hermosas es hoy la mujer que se encuentra con la realidad de la vida y debe aprender que lo dulce de los sueños de la infancia son solo un maravilloso cuento infantil lleno de princesas, hadas, magia y poder, príncipes azules con hermosos corceles y valientes caballeros que solo existen ahí en los cuentos infantiles en los lindos recuerdos de la infancia, recuerdos que se quedaron dormidos y con dolor entiendo que no estaba preparada para amar que debía primero conocerse, conocer la vida y amarse aceptándose como es y nunca permitir que los otros en especial los hombres vengan a su vida para hacerla según su propio modelo, que así podría llegar a amar y ser amada, que debía prepararse, madurar dejar de soñar con el príncipe de sus cuentos y darse cuenta que ya era hora de dar un nuevo paso , el de ser una mujer. Fin
Luz Chaparro

Foto: Dario Mesa/ Camilo Suarez
texto:Luz Chaparro