Introducción a mi blog de insomnio


Luz Ángela García Sanabria

Estudiante de Diseño Gráfico, 20 años.
"Y es que esta es mi corteza donde el hacha golpeará. Donde el río secará para callar".
Soy solo una persona más, una de esas que necesitan escribir un poco para sobrellevar su vida, solo que esta vez no en un diario solo para mí.
Aquí quiero expresar mis pensamientos, anhelos y preocupaciones, ya que no tengo a nadie a quien confesárselos, nadie quien lo entienda, nadie a quien le quiera ver la cara mientras me lea. Pondré mis mejores intenciones y escribiré los días en que el dolor o la inspiración sean lo suficientemente grandes como para hacerme escribir.
Así que disculpándome por empalagar con mi tristeza, te prometo que habrá días mejores.

Búsqueda

Acceder

Mantener sesión iniciada

Olvidé mi clave

Registrarse

Entrar

Entrar

Nuestras reglas

* No toleramos ningún tipo de agresión física y verbal.

* Acá no obligamos a nadie, nosotros sugerimos muchas cosas pero quien tiene la última decisión es la modelo.

* Publicamos la opinión de quien participa, no la nuestra.

* Todas nuestras modelos son mayores de edad.

* Solo publicamos el contenido que aprueba quien participa.

Quiero salir acá

*nefelibata.fotos@gmail.com

* Es necesario que seas mayor de edad.

* En el mensaje escríbenos que te hace única.

Premium

Te perderás en mis recuerdos, porque casi te robas mi alma.

Mis ganas de vivir eran tuyas, mi razón de levantarme con el sol y acostarme con la luna, de verme bien para alguien, de estar saludable, aunque nunca te lo hubiera dicho, aunque creyeras que lo hacía por mí.

Hoy te he sacado de mi vida, porque te lo llevaste todo. El amor por mí misma, mis amigos y familia, pasaron a ser solamente tuyos.

El respeto por el individuo pasó a ser el respeto por tu opinión, el respeto por mí misma pasó a ser respeto por mi discreción hacia ti, el respeto por mi salud paso a ser el respeto por tus vicios.

Mis planes de vida, pasaron a ser tuyos, mi deseo por permanecer en esta tierra de nadie, por no huir y construir, pasó a ser irme contigo por no verte sufrir, por reconstruir.

Te llevaste el tiempo que tenía dividido entre mí, mis amigos y mi familia, mi salud, mi sueño, mis deberes, incluso mi tiempo para pensar.

Verdaderamente me dejaste sin nada, me quitase hasta mi forma de ser con el prójimo, me convertiste en una persona aún más distante de lo que ya era, evitaste que brindara ayuda a tantos que la necesitaban por dártela a ti, por unas falsas esperanzas.

Me enamore de ti, sentí una atracción inicial por tus pensamientos, tal vez porque ambos estamos enfermos, me parecías un caballero con tu forma de querer, pero las mentiras nunca duran para siempre, todo lo que hacías era en son de tener mi admiración y mi amor.

Pero de verdad me enamore de ti, te pude querer por sentir que me cuidabas, pero no era lo que amaba de ti, te podía admirar por ciertos pensamientos, pero no era lo que amaba de ti, te pude querer por tus aspiraciones pero de nuevo no era lo que amaba de ti, al fin y al cabo, corazón no tuvieron valía alguna, porque al final no pudiste permanecer.

Me enamore de tu pasado, me enamore de los logros que no le compartías a nadie, porque el sufrimiento con el que me los relatabas me confirmaban que no eran otro de tus placebos con lo que le mentías a la gente.

Me enamore de tu franqueza para hablar de ti y de los demás, porque aunque en el exterior sean críticas crueles de una persona demasiado soberbia, también eran la forma más racional que poseías para legitimar tus falencias como virtudes, de ver lo bueno en lo malo.

Me enamore de tu forma de camuflarte con el mundo, por las consecuencias de una vida tan injusta, teníamos todo un sistema de aprendizaje y replicación, que aunque lejos de llegar a ser esa somatización buscada, solíamos sobresalir.

Porque al igual que tu tal vez no me enamore solamente de ti, sino de los dos, porque teníamos mucho en común, nuestros procesos al pensar, nuestra reflexión del mundo exterior, nuestro querer ser mejores que esta sociedad enferma.

Porque yo también busco sentirme bien conmigo misma y con los demás, aunque me duela admitirlo. Tal vez solo quiero la calma de saber que soy una buena persona, pero tú quieres la calma de ser una gran persona y eso era lo que marcaría nuestros deseos de alejarnos mutuamente. Porque a ninguno le interesaba en lo más mínimo ser como el otro, porque para nosotros solo existen los defectos.

¿Por qué no podemos entender nuestras diferencias así como no podemos entender a los demás? ¿Por qué este cruel destino de enamorarnos a quien no podemos amar? ¿Por qué busque en ti la protección que nunca permanecería? Y ¿Por qué buscaste en mí la admiración que tampoco lo haría?

Yo sé que no somos perfectos y te pude escuchar decirlo sin temor, pero ahora que nos hemos alejado, solo escuchare las mentiras que encubren errores que te gustaría que solo yo conociera, porque no puedes soportar que sean verdad, porque aunque ahora no los soportes, sé que algún día los admitirás, como tal vez yo no admití los míos.

Porque los dos queríamos un mundo en el que poder brindarle a alguien lo que no nos brindaron y una pareja que nos comprendiera. Que triste destino de habernos encontrado para separarnos, de no poder tomar las riendas ni en la primera instancia, de sentir un latir que nos hace amar hasta la muerte, de haber podido ser uno hasta que llego el punto de separación. Qué triste habernos enamorado de lo que el otro no podía darnos, no podía ser. Qué triste que buscáramos algo específico, no porque quisiéramos sino por la justificación de unas vidas tan injustas.

Extrañare tu música, pero tu no extrañaras mis imágenes, odiaras mi sensibilidad y yo tu soberbia, aunque fue lo que nos atrajo el uno al otro desde un principio. Seguiremos degradándonos como siempre nos hemos apurado en hacer, tal vez para aprender con mucha más rapidez lo que es necesario para renacer en un girasol que necesita desesperadamente llegar al sol más rápido que los otros.

Pero tal vez esta vez yo no quiera llegar al sol, porque de poco sirve alcanzar ideales, si solo son ideas. Tal vez nunca llenaremos nuestros vacíos, porque así como logramos acentuar nuestras cualidades lo hicimos también con nuestros defectos. Solo me queda desearte que comprendas que somos más que nuestros temores, que a veces confundimos con deseos.


“Puedo jurar que no era yo,
Pero no sé qué clase de demonio vive en mí,
Y sale cuando sol se va y me hace desaparecer,
Y dice y hace cosas que yo jamás, querría hacer.”
– Muerdo – La Bestia


- 23luces

Compartir facebook Compartir twitter

Foto: Introducción a mi blog de insomnio
texto:Introducción a mi blog de insomnio